Los biomateriales en el futuro cercano

La industria de los biomateriales es hoy uno de los grandes mercados de la industria de la Salud debido al progresivo envejecimiento de la población.

Una de cada dos mujeres y uno de cada cinco hombres de más de 65 años, sufre algún tipo de fractura y precisa de prótesis o productos que permiten sustituir sus articulaciones.

El número y la variedad de dispositivos médicos considerados biomateriales ha experimentado un enorme desarrollo en los últimos 20 años de la mano de avances de micro y nano tecnología, nuevos materiales, desarrollos de la medicina regenerativa, etc.

A comienzos de siglo, España era un importante país receptor de biomateriales, pero no los fabricaba. Los importaba de Estados Unidos, Suiza y Alemania. El desarrollo de políticas y medidas permitieron aunar nuestra capacidad científica y tecnológica con empresas capaces de convertir dichas investigaciones en productos, en colaboración estrecha con el sector clínico como cliente final de dichos desarrollos. Para ello, fueron necesarios realizar muchos cambios en la normativa española sobre ensayos clínicos para agilizarlos y hacerlos menos costosos, así como modelos avanzados de financiación a la medida de este tipo de empresas.

Hoy los pacientes disponen de materiales que se osteointegran en breves plazos de tiempo y son capaces de soportar cargas mecánicas casi inmediatamente después de haber sido implantados. Dichos implantes son más duraderos debido al empleo de materiales que mejoran la regeneración natural de los tejidos y del hueso y hoy, ya es historia, lo que en su día fue un gran avance, la existencia de material bioactivo capaz de implantarse y modelarse a medida en el propio quirófano, al igual que los esfínteres urinarios y fecales fabricados con materiales biocompatibles, que han resuelto graves problemas de incontinencia severa.

Los pacientes que necesitan tratamientos de larga duración, llevan implantados sistemas de dispensación de fármacos capaces de reaccionar frente a cambios metabólicos y adaptar su dosificación al estado del enfermo, mediante biosensores implantados en el cuerpo capaces de monitorizar el estado del paciente en tiempo real, y dispensar la dosis adecuada de fármaco incluso en partes del cuerpo de difícil acceso. Igualmente, las prótesis cardiacas que requieren medicación anticoagulante de por vida, hoy han sido sustituidas por bioprótesis fabricadas a partir de células madre del propio paciente.

Aplicaciones biomédicas avanzadas basadas en nanotecnologías asociadas a la biología molecular, celular y a las TIC, han permitido desarrollar microdispositivos que se implantan en el cuerpo humano y que permiten la interacción neurona-microsistema para poder corregir enfermedades que, hasta hace poco tiempo, se consideraban incurables. Igualmente, hoy es posible implantar electrodos y/o microchips inteligentes y biocompatibles, que permiten el control de enfermedades como el parkinson, la epilepsia, los trastornos convulsivos o el dolor.

La ingeniería de tejidos junto con el avance de la nanotecnología ha hecho posible la reparación y regeneración de tejidos e incluso de órganos del cuerpo humano, tanto ex vivo e incluso in vitro de órganos.

Por otra parte, se han desarrollado toda una industria de soluciones textiles para el ámbito de la salud, tanto implantables, como no implantables, biomateriales textiles y textiles sensóricos, lo que ha generado una industria avanzada y competitiva.

Almonte © 2019 / Powered by XYZW